PRÉSTAMO HIPOTECARIO

Uno de los momentos que pueden definir la independencia de una persona, viene dado con la adquisición de una vivienda mediante un préstamo hipotecario. Como es normal, la decisión de hacerse con una, además de generar emoción, ocasiona dudas, sobre todo por las grandes cantidades de dinero que se tienden a invertir.

Una de las alternativas que permitirán la financiación del inmueble y una mayor tranquilidad, suele ser optar por un préstamo hipotecario. Así que si estás pensando comprar una casa o mejorar la hipoteca actual, debes saber que es necesario tener un grado de conocimiento básico que permita hacer más llevadero todo el proceso.

Tener el inmueble de tus sueños es posible y está a una hipoteca de distancia, sin embargo, no hay que apresurarse. Antes de firmar cualquier documento, es importante tener muy claro todas las respuestas a las típicas incógnitas de qué, cómo, cuánto, cuándo y dónde.

¿Qué es una hipoteca?

Es una garantía que busca asegurar el cumplimiento del pago del préstamo hipotecario por parte del solicitante. Por tanto, se trata de un compromiso en forma escrita que se debe cumplir para que las demás partes involucradas, es decir, el dueño de la vivienda y la entidad bancaria se beneficien de lo pautado.

¿Qué son los préstamos hipotecarios?

Un préstamo hipotecario es una transacción que consta de una suma de dinero que una entidad financiera entrega a una persona, que apela a una hipoteca para asegurar que se regresará la cantidad prestada más los intereses del mismo. Para garantizar el cumplimiento de lo acordado, como garantía adicional se ofrece la vivienda en sí que se busca adquirir.

El préstamo suele ser reembolsado con cuotas que varían en relación al tipo de préstamo hipotecario y muchos otros factores como el precio del inmueble y los ingresos de la persona.

¿Dónde pedir un préstamo hipotecario?

Como ya te habrás dado cuenta, lo que vas a solicitar en el banco, no será la hipoteca, será el préstamo, por ende, lo que entregarás para dar validez y garantía al acuerdo, será la hipoteca.

Al momento de pedir un préstamo hipotecario, la entidad bancaria realizará una serie de preguntas para conocer si reúnes los requisitos para dar luz verde a la solicitud. Por lo tanto, tendrás que dar a conocer cuáles son tus ingresos mensuales y si posees ahorros. Si el banco determina que en base a esa información no estás en capacidad para afrontar el gasto, una alternativa sería presentar avalistas como garantía o hipotecar una vivienda que sea de tu propiedad.

Tipos de hipotecas

Existen tres clases de hipotecas de acuerdo al tipo de interés que fijen:

  • Hipoteca fija: es aquella cuyo interés no cambiará a lo largo del préstamo, por lo tanto, las cuotas se caracterizarán por tener siempre la misma cantidad.
  • Hipoteca variable: se trata del préstamo donde el interés puede cambiar en relación a un indicador que sirve de referencia, como lo es el Euríbor. La evolución de la hipoteca estará marcada por la subida o bajada de este índice.
  • Hipoteca mixta: Es una combinación de las dos hipotecas anteriores. Constituye en un principio, un interés fijo durante los primeros años del préstamo hipotecario. Transcurrido ese período inicial, el interés pasará a ser variable.

Conocer la vialidad del préstamo, va más allá del tipo de hipoteca impuesta, pues en él influirán otros factores que determinarán los gastos.

Gastos incluidos

No hay un monto fijo a pagar, pues los gastos cambiarán en función a la comunidad autónoma; la condición de la vivienda (si es una obra nueva o si se trata de una de segunda mano); los ingresos o ahorros del solicitante y el tipo de hipoteca. A pesar de ello, los gastos que suelen involucrar gestoría, notaría, registro, los impuestos asociados a la compra, intereses y honorarios profesionales.

Gastos antes de la concesión

  • Tasación: En primera instancia, la entidad financiera pasará a realizar una valoración del precio de la vivienda en el mercado. Esta puede ser realizada gracias a una tasadora oficial y es la que ayudará al banco a determinar la suma de dinero que debe prestar a la persona. Es un requisito obligatorio que posee una validez de 3 meses.

 

Normalmente, el banco llega a financiar un 80% del valor, por lo que el cliente tendrá que pagar el resto como cuota inicial al comprar. Las empresas financieras ven como positivo que el cliente cuente con el 20% del precio de la vivienda, ya que esto prueba su poder de ahorro. De igual manera, el estar en capacidad para asumir ese pago, el banco deja de contraer la totalidad del riesgo del proceso, por si ocurre impago. A pesar de que esto es lo más común, debes saber que sí existen hipotecas que cubren el 100% del costo del inmueble, pero únicamente son ofrecidas por el banco a quienes exhiban una gran estabilidad económica.

 

  • Nota simple registral

Es un documento que recopila en él toda la información de interés para el futuro comprador. Contiene, entre otros datos, el nombre del titular de la vivienda, las cargas asociadas a la casa o piso, las posibles deudas que tenga, las limitaciones de usabilidad, etc.

Gastos después de la concesión del préstamo

  • El AJD

Se trata del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados, un requisito imprescindible para la compra, ya que es el que grava documentos notariales, que luego pasan a inscribirse en el Registro de la Propiedad. El precio de este impuesto está sujeto a cambio de acuerdo a la comunidad autónoma, sin embargo, abarca una cuota fija y otra variable.

  • Notario

Es un abono obligatorio, que comprende cerca del 0,1% – 0,5% del capital del préstamo hipotecario. Su precio puede variar en función a la extensión de la escritura y su pago va dirigido a la concesión misma de la escritura pública del préstamo.

  • Registro de propiedad

Su precio está situado alrededor del 0,2% del importe y es determinado por el Ejecutivo. Su pago hace frente a la inscripción de la hipoteca.

  • Gestoría

El costo no está fijado por la ley, por lo que son los honorarios del gestor escogido por el banco para encargarse de tramitar los documentos.

Los mejores préstamos hipotecarios

De acuerdo al diario español, El Mundo, entre las mejores hipotecas del 2018 se encuentran:

  1. Hipoteca Open ofrecida por Openbank

Se encuentra posicionada en primer lugar porque no cuenta con un fijo inicial, está libre de comisiones como la subrogación o de apertura y su interés refiere a euríbor más 0,99%. El capital obtenido puede llegar al 80% del costo del inmueble y el periodo de amortización es de hasta 30 años.

  1. Hipoteca Naranja ofrecida por ING

Al igual que el primero, no existen comisiones asociadas a la apertura, novación, cancelación o subrogación y presenta un interés de euríbor más 0,99%, sin embargo, esta sí tiene un fijo inicial calculado de 1,99%. Puede llegar a cubrir 80% o menos del valor del inmueble, con un plazo de pago que puede alcanzar hasta 40 años.

  1. Hipoteca Cereza del Banco Popular

El préstamo hipotecario de este banco de Madrid se reduce a compras de primer inmueble. Su interés es tal y como los otros dos del ranking: de euríbor más 0,99%, no obstante, éste del puesto 3, cuenta con un tipo fijo inicial de 0,99% que abarca los 12 meses que le siguen desde la solicitud del préstamo. Sí presenta una comisión de apertura que se calcula al 0,5%.

  1. Hipoteca Fija ofrecida por COINC

Se destaca por sus intereses del 1,50% por 10 años, 1,90% por 15 años, mientras que el último resulta de 2% por 20 años. No presenta requisitos de vinculación, más allá del ser cliente del portal de ahorro. Si bien no cobra comisión por apertura, sí solicita una de cancelación y de subrogación.

  1. Hipoteca fija por Bankinter

Hoy en día su interés resulta del 1,50% a 10 años; 1,90% por 15 años; 2% por 20 años; 2,25% por 25 años y finalmente, de 2,35% por 30 años. Entre los gastos asociados se encuentra una comisión de 1% por la apertura, otra por compensación y otra por subrogación. De igual manera, tiene algunos requisitos de vinculación que deberás considerar con detenimiento.

Simulador de hipoteca  

En la actualidad, existen entidades bancarias y empresas enfocadas en el mercado inmobiliario que han puesto a disposición de sus usuarios una herramienta de gran utilidad: un simulador de hipotecas, que permita a quienes lo utilicen, calcular la cuota mensual que debe ser pagada y los gastos que se incluyen en ella. Algunos de los más utilizados son los del BBVA, Banco Santander, Bankia e Idealista. Para ello, toman en consideración algunos datos esenciales como la localización del inmueble, su precio, tus ingresos mensuales, si se trata de una vivienda nueva o de segunda mano, si sería tu domicilio habitual o una segunda residencia y el tipo de hipoteca escogida.

Como ves, no hace falta ser todo un experto en números y en documentos para solicitar un préstamo hipotecario, sólo hay que tener una idea clara de los requisitos, los pagos asociados y la casa donde quieres formalizar tu hogar.

En hipotecas-100.com nos encargamos de aconsejarte la mejor oferta dependiendo t¡¡de tu perfil, vamos a enviarle tu documentación a todos los bancos y te vamos a conseguir la mejor oferta que disponga en ese momento consiguiéndote las mejores condiciones y con la menor cantidad de vinculaciones, ponte en contacto con nuestros asesores, te damos una respuesta rápida a tus inquietudes pudiendo elegir la mejor hipoteca para tus intereses.

Te esperamos.

Comments 0

Leave a Comment