Las 11 cosas que debes saber antes de contratar una Hipoteca

 

Comprar una vivienda en propiedad es una de las decisiones más importantes que podemos llegar a tomar en nuestra vida, en el ámbito financiero y en el personal. Lo más habitual es financiar la compra mediante la suscripción de un préstamo hipotecario con una entidad financiera, por lo que se trata de una decisión que regirá nuestra vida en las próximas décadas. La compra de una vivienda suele ir acompañada de grandes dosis de ilusión y es normal que así sea, pero es importante que no olvides prestar atención a todos los detalles para no tomar ninguna mala decisión que luego nos acompañe durante años.

contratar hipoteca

 

 

El primer consejo que podemos darte es que te pongas siempre en manos de profesionales y te dejes aconsejar por un intermediario financiero que velará por tus intereses. Prepárate para todo el proceso, una hipoteca es una operación bancaria cuantiosa y tendrás que aportar toda la documentación necesaria para su estudio. Ten a mano las últimas nóminas, contratos de trabajo, justificantes de otros ingresos, declaración de la renta y escrituras si cuentas con otras propiedades. Cuanto más ágil sea la recopilación de información más rápido podrá llevarse a cabo todo el proceso.

 

Ten presente que podrás disponer de una copia del proyecto de escritura pública al menos durante los tres días hábiles anteriores a la firma y que ningún banco puede obligarte a suscribir ningún producto adicional si no lo deseas. Aunque tengas muchísimas ganas de recibir las llaves de tu nueva casa es importante que leas todo con detenimiento y preguntes cualquier duda que pueda surgir para asegurarte de que no queda ningún cabo suelto.

contratar hipoteca 1

 

1 Estudia tu situación financiera previamente

Es importante que conozcas tu situación financiera antes de plantearte pedir un préstamo hipotecario. Haz números. Considera todos tus ingresos, tus gastos, el dinero disponible para la cuota mensual… Ten en cuenta los gastos futuros ya que hablamos de una operación a muchos años vista. Si aún no tienes hijos puede que debas plantearte qué gastos tendrás dentro de 5, 10, 15 y 20 años no solo los actuales. Recuerda dejar un margen siempre porque puede haber imprevistos, los intereses pueden subir o incluso puedes tener una situación adversa personal o laboral.

 

Determina si cuentas con un capital previo que vas a aportar para la compra o en su defecto si vas a solicitar el 100% del valor de la vivienda. Una vez conozcas tu situación financiera podrás determinar la cuota mensual que puedes asumir y esto facilitará mucho todo el proceso de petición y contratación de la hipoteca.

2 ¿Qué tipo de hipoteca te conviene?

Ahora que conoces tu situación financiera podrás elegir el producto hipotecario que mejor se adapte a tus circunstancias particulares. Las principales variables son la cuota que puedas pagar, el plazo de amortización que más te interese y el tipo de hipoteca que prefieres: a interés fijo, variable o mixto. Conocer de antemano las opciones hará que una vez que acudas a la entidad bancaria o al gestor financiero puedas tener un mejor conocimiento y comunicación.

 

La mayoría de los préstamos hipotecarios se suscriben con un interés variable pero dependiendo del plazo de amortización que te hayas planteado conviene al menos considerar la opción del interés fijo. Decide lo que sea mejor para tu situación según todo lo que has estudiado en el punto 1 de nuestra lista.

 

3 Conoce los tipos de referencia

La mayoría de las hipotecas a tipo variable incluyen el Euribor como índice de referencia. Cada mes se hace una media que sirve para actualizar los préstamos hipotecarios que deben ser sometidos a revisión. Resulta conveniente que antes de proceder con todo el proceso te familiarices con estos índices.

 

El diferencial es el porcentaje que se agrega al tipo de referencia base por las entidades bancarias y es independiente de la evolución del índice de referencia. Si por ejemplo una hipoteca tiene un tipo de interés del 1,5% + Euribor querrá decir que el tipo de interés que pagarás por tu hipoteca será siempre el valor del Euribor más un 1,5%.

 

Otro de los índices que se suele utilizar es el denominado IRPH (Índice de Referencia de los Préstamos Hipotecarios) cuyo tipo se establece por el tipo medio de los intereses hipotecarios para préstamos superiores a tres años concedidos por el conjunto de las entidades bancarias, aunque su uso no es tan común como el del Euribor.

CONTRATAR UNA HIPOTECA

 

 

4 Conoce todos los tipos de Comisiones

 

Infórmate sobre todas las comisiones que puede tener una hipoteca. Familiarízate con términos como comisión de estudio, comisión de apertura, comisión de subrogación o comisión de cancelación. Existen hipotecas como la que ofrecemos en Hipotecas 100 que incluyen los gastos en el importe financiado para que así no tengas que preocuparte de esos imprevistos que pueden entorpecer la firma de la hipoteca y por tanto la compra de tu nueva casa.

 

 

5 Conoce todos los gastos adicionales

 

Es importante que conozcas todos los gastos en los que tendrás que incurrir de antemano para que luego no te lleves sorpresas: notaría, registro, tasación… En el caso de contar con un intermediario financiero, seguro que podrá asesorarte de forma personalizada sobre todos estos gastos para que no te lleves sorpresas. Gracias a nuestras hipotecas 100% más gastos podrás beneficiarte de nuestra experiencia y financiar la totalidad de la compra de la vivienda y todos los gastos.

 

6 Recopila toda la información que vas a necesitar

 

Antes de proceder a solicitar la hipoteca deberás recopilar toda la información que van a solicitar. Ten preparadas las últimas nóminas, los contratos de trabajo y las últimas declaraciones de Hacienda. Haz un listado de todas las deudas y activos que tienes. Por supuesto asegúrate de que tu DNI está vigente y no debe ser renovado próximamente.

CONTRATAR UNA HIPOTECA 1

 

 

7 ¿Será necesario un avalista?

En algunos casos las entidades bancarias solicitan avalistas para aprobar la operación. Es conveniente que estés preparado ante esta situación ya que en caso de que el perfil no cumpla con todos los requisitos para afrontar el compromiso de pago puede ser un requisito indispensable.

 

Te recomendamos que te plantees si algún familiar podría avalar la operación en caso de que fuese necesario e incluso que hables la posibilidad con las personas escogidas para asegurarte de que estarían de acuerdo. Todo esto acelerará mucho el proceso posterior y podrás tramitar tu hipoteca con más agilidad.

 

8 Información adicional para el futuro: cancelación y ampliación

 

Conviene que te informes de qué sucedería si en el futuro deseas cancelar tu hipoteca o por el contrario necesitas ampliarla. Aunque no sean situaciones con las que te vayas a enfrentar en este momento si es bueno que las tengas en cuenta como posibilidades. Si prevees poder cancelar tu hipoteca con antelación la comisión de cancelación será un factor que deberás tener muy en cuenta.

 

9 Usa un simulador

 

Los simuladores hipotecarios pueden servirte para hacer cálculos. Si has realizado todos los pasos previos ya deberías tener bastante claro qué tipo de hipoteca vas a solicitar, el importe de la cuota mensual, el plazo y demás detalles. Puedes realizar simulaciones para asegurarte de qué sucedería si los tipos de interés suben o qué pasará si quieres vender tu vivienda dentro de 10 años.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

10 Familiarízate con los cuadros de amortización

 

¡Tranquil@! No hace falta que curses un master ni que desempolves tu calculadora científica. Hoy en día es muy fácil encontrar simuladores que te proporcionen un cuadro de amortización. Un cuadro de amortización te ofrece mes a mes la situación en la que quedaría tu hipoteca: cuánto pagas, cuánto llevas pagado y cuánto debes. En el importe pagado distingue entre capital amortizado (el dinero que vas devolviendo del que pediste) e intereses, que es el dinero que le pagas a la entidad bancaria a cambio de que te haya prestado el dinero.

 

Es importante tener en cuenta el cuadro de amortización y saber después de varios años pagando qué importe deberás al banco. Aunque existen varios sistemas de amortización el más utilizado es el sistema de amortización francés. Con este sistema las cuotas son constantes, de forma que los intereses son mucho mayores al principio (y por tanto el capital amortizado es mucho menor) mientras que esta situación se va revertiendo a medida que avanzamos en el pago de cuotas. Es decir, a medida que pasan los meses el interés irá disminuyendo mientras que el capital amortizado va aumentando. Al final del préstamo la gran mayoría de la cuota irá dirigida a pagar capital y una parte mucho menor a los intereses.

 

 

11 Estudia el mercado

 

Es muy importante que conozcas el mercado de vivienda en tu ciudad e incluso en la zona en la que quieres adquirir la vivienda. Una vez conozcas tu situación financiera y hayas determinado qué cuota puedes pagar, en qué plazo y por tanto con qué presupuesto cuentas comienza a ver viviendas. El precio de compraventa y el valor de tasación son dos factores clave que deben estar alineados para que el proceso de contratación de la hipoteca sea un éxito.

 

Si por ejemplo llegas a la conclusión de que vas a solicitar el 100% del valor de la vivienda será muy conveniente encontrar una vivienda que tenga un precio por debajo de su valor de mercado para que la operación sea más fácil.

 

Esperamos que este artículo te haya resultado muy útil y sigas estos pasos para que el proceso de contratación de tu hipoteca sea fácil y libre de obstáculos. Nos encantará recibir vuestra opiniones y comentarios al respecto.

Comments 0

Leave a Comment