Seguramente más de una persona ya esté familiarizada con el término Hipoteca Inversa. Es un producto hipotecario qué entro en crisis al mismo tiempo que se producía la burbuja inmobiliaria. En 2013 se dejaron de comercializar debido a su poca demanda. Fue un momento muy duro tanto para la Hipoteca Inversa como para muchas otras alternativas destinadas a financiar propiedades privadas.

No obstante, en menos de un año, la Hipoteca Inversa ha vuelto y, parece ser que, para quedarse. Las entidades financieras vuelven a ofrecer este tipo de contratos a las personas mayores de 65 años, qué son los clientes principales a los cuales van destinadas este tipo de soluciones. Desde entonces, muchísimas familias de la tercera edad se han acogido este tipo de hipotecas y han generado un valor en el mercado muy elevado.

¿Por qué fracasó la Hipoteca Inversa?

A grandes rasgos, algunos de los principales motivos que se asocian al fracaso de la Hipoteca Inversa, en el pasado, son los siguientes:

  • Por alguna razón de índole cultural, las personas mayores siempre se han mostrado reticentes a dejar una propiedad con cargas, por lo que ya genera un prejuicio que impide valorar el resto de ventajas.
  • La bajada de los precios que supuso la crisis inmobiliaria no favoreció nada a que se valorará como una opción atractiva e interesante para aquellas personas que disponían de una propiedad.
  • Los bancos no supieron valorar, en su momento, el potencial que la Hipoteca Inversa podía tener.
  • Dada la política del Banco Central Europeo, los tipos de intereses que ofrecían este tipo de hipotecas eran muy bajos en el momento de la crisis.
  • La poca transparencia a la hora de desglosar el coste total del producto; ya que muchos bancos no incluían los gastos iniciales y derivados, como el de los seguros asociados a la hipoteca de una vivienda, en el total de la operación, y esto generaba sorpresas.

¿Todos pueden acceder a la Hipoteca Inversa?

La Hipoteca Inversa es un tipo de producto muy concreto, por lo que solo pueden acceder a él un público bastante restringido: sobre todo, personas mayores de 65 años con una propiedad a su cargo (valorada por un importe mayor a 150.000 €) o personas que tengan un grado de discapacidad igual o superior al 33% con un mínimo de rentas fijas al mes. En este sentido, es interesante señalar que, aunque sea un producto muy específico, las estadísticas evidencian que existe más de un 75% de la población mayor de 65 que tiene inmuebles a su nombre, pero sólo cerca de un 20% dispone de planes de ahorro o de pensiones.

La Hipoteca Inversa es un producto que facilita a las personas mayores un aumento de su renta, a partir del uso de su patrimonio inmobiliario como garante. Aunque los números indiquen que hay un gran número de posibles solicitantes, como hemos señalado, las Hipotecas Inversas siguen siendo un producto mayoritariamente desconocido para toda la población; suponemos, por la mala fama y prácticas financieras que le preceden. Por este motivo es importante, como mínimo, tener un conocimiento real de las distintas opciones hipotecarias.

¿Qué diferencias existen entre un préstamo hipotecario y una Hipoteca Inversa?

Para comprender mejor las ventajas que ofrece la Hipoteca Inversa es interesante compararlo con productos tradicionales como el préstamo hipotecario al uso:

  • Este tipo de hipoteca se puede liquidar en el momento que quiera el cliente.
  • El importe de la Hipoteca Inversa no se tributa.
  • Hasta que el titular no fallece, la deuda no se puede reclamar.
  • Es un producto destinado, exclusivamente, a personas mayores de 65 años con una propiedad a su nombre y/o personas con una discapacidad mínima del 33% que tengan ingresos fijos.
  • El importe prestado se facilita en mensualidades y no como un todo al inicio de la contratación.
  • La Hipoteca Inversa es un producto que, por ciertos condicionantes bancarios, no es aplicable a todo tipo de viviendas; con lo cual, para poder acceder a ella, será necesario un previo estudio por parte de la entidad.

¿Qué factores determinan la mensualidad a pagar en una Hipoteca Inversa?

Los tres factores más determinantes para ponderar el precio final de la Hipoteca Inversa, son los siguientes:

  • La edad del propietario.
  • El valor de la propiedad en el mercado hipotecario de momento.
  • Los ingresos fijos del solicitante y otras fuentes de solvencia.

No obstante, el nuevo total de la hipoteca también dependerá de otros factores minoritarios como la capacidad de negociación frente a la entidad financiera.

¿Quieres recibir información personalizada sobre la Hipoteca Inversa?

Nuestro equipo de asesores estará encantado de valorar tu situación ofrecerte las mejores alternativas según tu caso.

En Hipotecas-100 te podemos ayudar a conseguir las mejores condiciones en tu Hipoteca Inversa, con un interés adecuado a tu situación personal; para que, de esa forma, puedas disfrutar de mayor tranquilidad para gestionar tus gastos.

¿A qué estás esperando? ¡Contacta con nosotros ahora!

 

 

 

 

 

Comments 0

Leave a Comment