Europa es uno de los continentes con mayor cantidad de exigencia en cuanto al aspecto de las hipotecas o créditos expresados por un solicitante a un banco o entidad financiera.

Es por ello que cualquier persona que desee solicitar una hipoteca o un crédito, debe primeramente tomar en cuenta los numerosos riesgos y peligros que dicha acción traería como consecuencia.

Esto se debe a que cuando no se cumple con el pago mensual de dicha deuda, se está propenso a sufrir de cierta cantidad de aspectos, los cuales la mayoría desconocen, pero los mismos se presentaran a continuación:

¿Qué riesgos sufriría si no cumplo con el pago de mi hipoteca?

Pues bien, este aspecto depende de forma directa de las clausulas estipuladas en el contrato, el cual es firmado por el solicitante al momento que el banco le otorgue la oportunidad de contar con una hipoteca en dicha entidad financiera, no obstante, de forma general los mismos son:

Arruinar el historial crediticio

El historial crediticio es aquello que toma cada entidad financiera para saber cuál es el registro de deuda y pago que un solicitante posee, en el mismo, se expresa si el ciudadano cumple o no con las normativas de pago de las deudas que tiene con la entidad financiera.

Este aspecto es revisado por cada uno de los bancos donde el ciudadano o usuario posea una cuenta activa, ya que el mismo es una gran ayuda para la entidad financiera ya que le expresa si el solicitante es confiable o no.

No obstante, en caso de que dejes de pagar la hipoteca que posees activa actualmente, esto llevara a que en tu historial crediticio quede estipulado que incumples en los pagos establecidos por el banco y aceptados por ti en el contrato.

En este caso, en un futuro cuando vayas a solicitar un préstamo o crédito bancario con la misma entidad o con cualquier otra, se optara por no otorgártela, ya que el banco estaría propenso a sufrir de una perdida de dinero.

En pocas palabras quedarías en una “lista negra” lo que te llevaría a no poder gozar plenamente de los servicios completos de los bancos, como lo son los préstamos, hipotecas y demás prestaciones financieras.

Subir el interés de la hipoteca

No significa que porque incumplas con el pago de tu hipoteca un mes, al siguiente mes tendrías que pagar lo mismo, ya que, lo cierto es que por cada tiempo establecido de retraso de los pagos, estaría subiendo tu tasa de interés.

Esto se debe a que así el banco asegura que puede recuperar todo su dinero en caso de que decidas no pagar en un futuro, e igualmente es una clase de penalización bancaria estipulada en el contrato de prestación de servicios hipotecarios.

Los intereses en este caso no están establecidos de forma general, no obstante, se acuerda que la mayoría de los intereses por morosidad bancaria, pueden llegar a alcanzar hasta un 20% más de coste en el pago total de cada año.

Acciones legales

Al momento de solicitar una hipoteca y ser aprobada por el banco, la entidad financiera crea un contrato con el fin de que el solicitante y la misma posean límites establecidos en cuanto al préstamo del dinero.

Estos límites son ciertas reglas, las cuales expresan el comportamiento de la hipoteca en cuanto a las tasas de interés, y el pago mensual que el solicitante debe aportar para el pago de la deuda.

Si el solicitante firma dicho contrato, estaría aceptando y prometiendo cumplir dichas reglas, por lo que, en caso de no pagar la deuda prometida en el tiempo establecido, el banco puede tomar acciones legales contra el deudor.

Estas acciones legales pueden ir desde quitarle bienes y servicios al solicitante para que complete el pago establecido de la hipoteca, hasta eliminarle cierta cantidad del dinero que ingrese a su cuenta para salvaguardar dicho préstamo.

Claro está que para que todo este procedimiento se efectué, primero el solicitante y la entidad bancaria deben dirigirse a un tribunal y expresar la situación, para que la ley de dicho país apruebe la solución más cónsona.

Perder el bien hipotecado

Ya que realmente el banco es quien está aportando el pago correspondiente para la adquisición de un bien, el mismo quedaría evidenciado que es de la entidad financiera.

El solicitante estaría gozando de los servicios de dicho lugar, mientras no se complete el pago de la deuda, como un inquilino a quien el banco le ofrece dicho servicio, no obstante, este privilegio puede ser revocado.

Ya que, si el solicitante deja de pagar, el banco puede optar por tomar su propiedad y colocarla en venta o, en tal caso, otorgársela a otro usuario del banco, mientras que el solicitante principal quedaría apartado de dicho bien.

Esto último se tiene que expresar que estaría dentro de los parámetros legales, ya que, de hecho, el banco que emite un contrato hipotecario, siempre expresa explícitamente que el bien es de su propiedad hasta que el deudor complete el monto establecido.

¿Qué puedo hacer si no puedo cumplir con el pago de la hipoteca?

Lo cierto es que, el banco aunque es un organismo autónomo y acudido a las leyes, también posee ciertos beneficios que van de parte del deudor que no puede cumplir con su pago de hipoteca establecida. Estos son:

Solicitar un aplazamiento del pago de la hipoteca

El pago de la hipoteca queda establecido en una cantidad establecida en el contrato hipotecario, al momento de que al solicitante del banco le es otorgado dicho beneficio.

No obstante, si este no puede pagar dicha cantidad en un tiempo definido, puede dirigirse al banco y solicitar un aplazamiento del pago de la hipoteca, de modo que pueda resolver sus problemas financieros y seguidamente responderle al banco con el respectivo pago de sus deudas.

Se debe mencionar que para ello solo hace falta dirigirse al banco y expresar la situación y solicitar dicho compromiso, aunque se debe mencionar que este aspecto no es gratuito.

Esto último se debe a que, cada mes que se pase sin pagar la hipoteca o sin pagar de forma total en monto establecido, los intereses de dicho bien subirán, por lo que al final se tendrá que pagar más del coste que se estableció en el contrato primeramente.

A pesar de que si se aplazara el pago efectivamente, el coste financiero de los intereses ocasionaran cierta pérdida de dinero para el solicitante, por lo que no es lo más buscado para la situación del mismo.

Promover una reunificación de deudas

Una reunificación de deudas consiste en adjuntar y simplificar todas y cada una de las deudas que se tengan con el banco, en una sola hipoteca especial, de modo que el solicitante no tendrá que pagar tantos servicios prestados por la entidad financiera, sino que tendrá que preocuparse por el pago de una sola deuda.

Esto mismo se logra de forma específica, pagando todas y cada una de las deudas en su monto total y solicitando de manera alterna una única hipoteca al banco con el monto en conjunto de todas las deudas que se tenían con el mismo.

Lo único malo que posee este tipo de movimiento financiero, es que como la hipoteca tiene un monto elevado, las tasas de intereses para el banco suben, por lo cual el solicitante igualmente estaría perdiendo dinero.

No obstante, un beneficio del mismo es que el plazo de amortización del pago de la deuda se alargaría, por lo que se tendrá que pagar menor cantidad cada mes, algo muy bueno si se está sufriendo de una crisis económica personal.

Sin embargo, esta reunificación de deudas o préstamos no es gratuita, ya que lo cierto es que la misma posee ciertos gastos, como lo son la cancelación de la apertura de la cuenta, la cancelación del gasto de hipoteca mensual, etc.

Además, en caso de no tener los suficientes conocimientos, se le tendría que pagar a un intermediario, lo que traería consigo un gasto extra, que dependiendo de la agencia mediadora puede ser muy alto.

Optar por la dación de pago

Se le conoce como “Dación de pago” al hecho de que el usuario del banco otorgue el bien por el cual se le concedió la hipoteca al banco para salvaguardar su deuda.

Esta es una manera de expresarle al banco que no se tiene el dinero suficiente para saldar dicha deuda, y por lo tanto se le quiere devolver el bien, para que la misma entidad financiera no pierda dinero.

Aunque este es un trato justo y de hecho es realizado de forma activa en muchos lugares el mundo, el mismo depende directamente de si el banco desea tomar esa acción como un pago de la deuda.

Ya que lo cierto, es que no hay ninguna cláusula establecida de forma legal que identifique que la entidad financiera tiene el deber de aceptar dicho pago de deudas, todo depende del banco en sí.

Desistir del contrato

De forma legal, el contrato de crédito hipotecario expresa que el solicitante tiene aproximadamente 14 días para desistir del contrato y de forma alterna cancelar dicha hipoteca.

Este aspecto posee una aprobación legal, y lo mejor de todo es que de este modo la persona no arruinaría su historial crediticio, y por lo tanto podría solicitar un préstamo más adelante igualmente.

Además, lo mejor de este movimiento, es que el solicitante no tiene el deber de explicar por qué desea desistir del contrato, si esta entre los parámetros de tiempo, puede hacerlo sin ningún tipo de problema.

Comments 0

Leave a Comment